¿Es Dios un guerrero enojado? (1) Creación y Éxodo

1 mayo, 2019 0 Por Marcelo Wall

¿En otro idioma? Deutsch

Comparte lo bueno:
7 min.
La creación del sol y la luna. De Miguel Ángel. En la Capilla Sixtina, pintada entre 1508-1512.

La Biblia utiliza muchas imágenes para describir al gran Dios que es el centro de toda la Biblia. Es cierto que la historia, los humanos, los poderes, enemigos, y situaciones cotidianas son mencionados constantemente en la Biblia, pero el tema central que no se deja desapercibido es el Dios יהוה (YHWH – Yahvé). A través de toda la Biblia, Dios es representado en muchísimas ocasiones como un guerrero. Aquí se analizarán dos historias que marcan la base de mucho de la teología en la Biblia: La creación y el éxodo.


1. La creación

Empezando en la creación, Dios aparece como un guerrero venciendo al caos reinante. Este entendimiento parece ser parte de Miguel Ángel, en cómo traza la creación del sol y la luna. Pero mucho más importante que la interpretación de Miguel Ángel, es lo que dice la Biblia misma. La descripción de la mesa de trabajo de Dios según la DHH suena así: «La tierra no tenía entonces ninguna forma; todo era un mar profundo cubierto de oscuridad.» (Gen 1:2) Dios debe intervenir varias veces para que todo pueda quedar de la manera en que él lo haya planeado y no volver en seguida al estado previo del caos: a) «separó Dios la luz de las tinieblas» (1:4); b) «¡Que exista el firmamento en medio de las aguas, y que las separe!»(1:6) c) «¡Que haya luces en el firmamento que separen el día de la noche» (1:14). Ahora esto quizá parezca muy poco guerrero. Los conceptos detrás de las palabras son muy diferentes entre la gente que haya escuchado Génesis por primera vez y nosotros.

La impresión de un sello cilíndrico neo-asirio del siglo VIII a.C. muy probablemente una representación de la matanza de Tiamat.

La idea de separar las aguas, tiene una muy fuerte resonancia en la historia de la creación de los babilonios, la famosa Enûma Elish. Esta narrativa recuenta el origen del mundo actual desde la división de dos aguas: Apsu y Tiamat.[1] Estas eran las aguas primordiales. Tiamat es relacionado con una serpiete, o un monstruo marino que es como una corriente atragante. En la Enûma Elish, el dios Marduk debe matar a Tiamat, para lograr que se establezca el orden y pueda colocar las luminarias en el cielo. El Salmo 74 ayuda a establecer el contacto entre estas dos narrativas de los orígenes:


12 Desde tiempos antiguos, tú eres mi Rey.
Tú, oh Dios, alcanzaste
muchas victorias
en medio de la tierra:
13 dividiste el mar con tu poder,
les
rompiste la cabeza a los monstruos del mar,
14 aplastaste las cabezas del monstruo Leviatán
y lo diste por comida a las fieras del desierto.
15 Tú hiciste brotar fuentes y ríos,
y
secaste los ríos inagotables.
16 Tuyos son el día y la noche;
tú afirmaste la
luna y el sol;
17 tú marcaste los límites del mundo;
tú hiciste el
verano y el invierno.

Salmos 74:12-17 DHH


Este Salmo pone a Dios como Rey sobre todos los monstruos por habido, fueran los que fueran. Lo junta con la creación al hablar del día y noche, luna y sol, y verano e invierno. Lo importante para el Salmista es que su Dios haya hecho esto y que es él quien tiene victoria sobre cualquier ente que intente destruir el orden establecido por Dios. En síntesis, ¡una de las victorias de Dios, es la creación!


2. El Éxodo

El Éxodo, la salida del pueblo de Dios de Egipto, es recordado también de una manera en que Dios ha sido un guerrero. En primer lugar está el combate de fuerzas entre el Dios de Moisés y el dios de los egipcios. Los egipcios creían que el faraón era el dios Horus encarnado. Las victorias del faraón eran alabadas como las de Horus. En un texto egipcio se lee una alabanza a la fuerza del dios Horus:

Relieve de Horus en el templo de
Seti I en Abidos, Alto Egipto,
de 1200 a.C.

Que viva Horus, el toro poderoso
diestra poderosa, repeliendo los nueve arcos, el Horus de oro…
poderoso de arcos en todas las tierras, el Rey de Alto Egipto y Bajo Egipto,
hijo de Re y Señor de las coronas
El buen dios, potente con su diestra, heroico y valiente como Montu…
Ocasiona la retirada de … los que se levantaron [contra él?] y quienes llenaron su boca por demás.

Una campaña de Seti I en el Norte de Palestina, líneas 1-14 [2]


El faraón era Horus encarnado y al llegar Moisés al faraón esto era un enfrentamiento de dos dioses: Horus y Yahvé. Dios le dice a Moisés «yo te hago como Dios para Faraón» (Éxo 7:1). Luego Dios manda las plagas para que el faraón «conocerá que yo soy el Señor» (Éxo 7:17).

En el canto de Moisés describe a Dios de la siguiente manera:


1 Canto al SEÑOR [Yahvé] porque ha triunfado gloriosamente…

3 El SEÑOR [Yahvé] es fuerte guerrero;
el SEÑOR [Yahvé] es su nombre…

6 Tu diestra, oh SEÑOR [Yahvé], es majestuosa en poder;
tu
diestra, oh SEÑOR [Yahvé], destroza al enemigo

7 En la grandeza de tu excelencia derribas a los que se levantan contra ti; envías tu furor, y los consumes como paja.

8 Al soplo de tu aliento se amontonaron las aguas,
se juntaron las
corrientes como en un montón;
se cuajaron los
abismos en el corazón del mar.

11 ¿Quién como tú entre los dioses, oh SEÑOR [Yahvé]?
¿Quién como tú, majestuoso en santidad, temible en las alabanzas, haciendo maravillas?

18 El SEÑOR [Yahvé] reinará para siempre jamás.

Éxodo 15:1, 3, 6, 7, 11, 18 LBLA


Dios Yahvé es el que vence a los enemigos de su pueblo. Él es el que destruye, aplasta, destroza, con su diestra a los que se levantan contra él. Pero en medio de esta canción aparece otra vez la alabanza sutil de cómo Dios ha dominado las aguas, corrientes, abismos y al mar. No hay otro dios que sea como el Dios de Moisés, el Dios Yahvé. Es interesante lo similares que son las descripciones de Horus y Yahvé. ¡Aunque queda muy claro que son también MUY diferentes! Los dos tienen diestras poderosas, y van contra los que se levantan contra ellos. ¿Será que Moisés esté apropiando conocidas alabanzas de Horus a Yahvé? ¿Será que las utilizó en forma de burla a los egipcios y además para demostrar que Horus fue desplazado por el soplo de furia de Yahvé? El enfrentamiento de Horus y Yahvé es ganado por Yahvé quien es representado como el más guerrero.

Estos son dos ejemplos iniciales en la Biblia como Dios es mostrado como guerrero que vence a los que se le oponen. En primer lugar el caos, las aguas y todas las fuerzas; luego, en segundo lugar, las entidades celestiales egipcias, en especial Horus, a través de la victoria sobre el faraón, Horus encarnado. Se puede concluir entonces por lo menos que en la creación y en el éxodo, Dios sí es presentado como un guerrero, y a veces enojado. El enojo de Dios no es arbitrario, sino que da lugar a ordenarse, pero en el caso de que esto no ocurra, el juez de jueces decide enojarse. No es de sorprenderse que el autor de la Epístola a los Hebreos haya escrito:


¡Terrible cosa es caer en las manos del Dios vivo!

Hebreos 10:31 (NVI)


[1] Pritchard, James Bennett. The Ancient Near East: An Anthology of Texts and Pictures. Vol. 1. Princeton University Press, 1958. Págs. 31-39

[2] Ibid. Págs. 182



Si es que este artículo ha sido de ayuda o aclaración, no dude en apoyar este blog que se compone principalmente de Biblia y Tereré. Para una contribución para la yerba haga clic aquí.